IMAGEN NOTICIA 180121.jpeg

EL PRESIDENTE DE LA FMM: "LA COMUNIDAD DE MADRID HA DEJADO ABANDONADOS A LOS PEQUEÑOS MUNICIPIOS"

14/01/21 - Entrevista en EL PAIS

Guillermo Hita, presidente de la FMM, se queja de que el Gobierno regional no tiene una estrategia clara para catástrofes como el temporal Filomena

 

La región madrileña se ha enfrentado a una de las peores nevadas de las últimas décadas. La borrasca Filomena ha dejado hasta 50 centímetros de espesor, lo que ha puesto en jaque a los responsables de las distintas Administraciones. Los que más han sufrido el embate de esta inclemencia han sido los 179 Ayuntamientos de la Comunidad de Madrid que se han visto en la mayoría de los casos superados por falta de medios con los que solucionar los problemas de movilidad y de asistencia. Al frente del organismo que los congrega a todos, la Federación Madrileña de Municipios (FMM), se encuentra su presidente y alcalde de Arganda del Rey, el socialista Guillermo Hita (Madrid, 1965). Físico de formación y funcionario del cuerpo de Gestión de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en el Ministerio de Hacienda, pasó ocho años en la oposición hasta que en 2015 logró ser alcalde y de ahí, encabezar la FMM, tras sustituir al entonces regidor de Alcorcón, David Pérez (PP).

Pregunta. ¿Cómo han afrontado los Ayuntamientos esta nevada?

Respuesta. En general, bastante mal. Los municipios no están preparados para estas contingencias. No disponen de maquinaria para afrontar estas condiciones. Es una inversión que debería de hacer y que no se tiene.

P. ¿Qué ha fallado?

R. Los Ayuntamientos están preparados nevadas normales, pero esta ha sido extraordinaria. En la zona sur, sureste y oeste se han superado los 50 centímetros de nieve y no hay maquinaria para ello. Esto ha sido especialmente duro en municipios de 200 o 300 habitantes. Ahí la acumulación de nieve es la misma, pero no tienen medios para abrir las calles y que sus vecinos puedan hacer una vida normal.

P. ¿Cómo ha actuado el Gobierno regional?

R. La Comunidad de Madrid ha prestado muy poca atención a los municipios. Ha dejado a los pequeños abandonados sin darle soluciones a los problemas a los que se enfrentan. Nos mandaron a los Ayuntamientos un teléfono para pedir sal. Cuando llamaron de un municipio de unos 200.000 habitantes para solicitarla, le dijeron que solo le daban una tonelada, lo que es ridículo. En Arganda, con 60.000 vecinos, hemos repartido desde el viernes más de 90 toneladas y seguramente la cantidad tendría que haber sido aun mayor. Un pequeño municipio de la zona sureste, con un centenar de vecinos, también llamó y pidió sal. Le dijeron que le daban 300 kilos y que tenía que recogerla en Colmenar Viejo. Es decir, que tenían que hacerse más de 100 kilómetros para esta cantidad tan pequeña.

P. Pero la Comunidad de Madrid dice que fallaron las previsiones.

R. Lo han gestionado bastante mal. No es una cuestión de una anticipación extraordinaria. Todo esto se sabía desde unos seis días antes, por lo que dicen que no había tiempo de hacer más. El problema es que en la Comunidad de Madrid no hay una estrategia clara en caso de catástrofes. Desde luego, es muy difícil prepararse en cinco días.

P. Donde sí que parece que hay coordinación es entre el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad.

R. Sí, sabemos que la presidenta habla con el alcalde, que se reúnen para montar estrategias comunes e incluso solicitar la declaración de zona catastrófica o que comen para ver planes de futuro. ¿Pero qué pasa con los 178 municipios restantes de la región? Parece que no existen para la presidenta. En Madrid viven 3,3 millones de habitantes y otros tantos fuera de él. Para la Comunidad de Madrid sólo parece que existe un municipio, cuando su obligación es colaborar con todos los que existen en la región. Tielmes, por ejemplo, también tiene derecho a ser atendido.

P. ¿No le ha llamado la presidenta para interesarse por los municipios o por Arganda en particular?

R. La presidenta no me ha llamado ni a mi ni a nadie, pese a estas condiciones extraordinarias. Antes de esto le he pedido varias citas como alcaldes y otros muchos regidores como yo, entre ellos los que más población tienen, y no hemos recibido respuesta. Lo suyo es plantear problemas que haya entre las dos Administraciones y que exista una coordinación institucional, que se conozcan las agendas y que se puedan hacer cosas en común. Eso no existe con la Comunidad de Madrid.

P. ¿Cómo lleva Arganda el plan para la vuelta a la normalidad tras la nevada?

R. Calculo que en unos dos días podrá estar todo en funcionamiento. El 95% de las calles ya están abiertas al tráfico, pero todavía queda trabajo en las zonas residenciales. Como tenemos el segundo polígono industrial de la región en extensión [tras el Cobo Calleja de Fuenlabrada], hemos actuado de manera conjunta con las calles para que esté en funcionamiento cuanto antes. El domingo empezamos con la ciudad y el lunes con el área industrial para que se pudiera trabajar cuanto antes.

P. Lo que tardará aún más serán las aceras.

R. Sí, las aceras y las áreas para los transeúntes han alcanzado una cantidad de nieve muy alta que va a hacer difícil la vuelta a la normalidad. Nos estamos centrando sobre todo en que sean accesibles las farmacias, los centros de salud y los colegios, entre otros servicios públicos y necesarios. El resto que ha quedado limpiado en las aceras se debe sobre todo a los vecinos y a las comunidades, que han limpiado sus zonas.